2.12.13 – ¿Por qué hacer un blog ahora?

Y por qué hacer un blog ahora.. Buena pregunta.

Hace unos días fui a Madrid para un casting. No es la primera vez que en soloactores encuentro proyectos interesantes en la capital, y tampoco es la primera vez que me planteo desplazarme para ir a hacer uno. Pero sí es la primera vez que voy.
Casting: Un espectáculo de la serie de dibujos “Peppa pig” en la que tenía la posibilidad de interpretar a mama pig, mama rabbit y la zebra Zoe. Sí, puede que a algunos se os quede la cara pillada al leer estos personajes.. De hecho, tal cual se me quedó a mí porque no había visto un capítulo en mi vida.
Pedían experiencia con títeres, experiencia en espectáculos infantiles y facilidad para imitar voces.
Sí, sé mover un títere. Sí, he sido el ratoncito Pérez durante medio año y sí, cuando me aburro imito a Támara (Yurena o Ambar, como prefiráis llamarla). Pero cumplir unos requisitos no significa éxito asegurado.

Un martes decidí que al lunes de la semana próxima iba a coger el coche para irme a Madrid a hacer un casting.
Pensé en irme en avión, pero es carísimo volar dentro de tu propio pais, quizá cuando Catalunya se independice (si eso llega a ocurrir) salga más barato viajar allí, pero de momento no. Pensé también en el AVE, no recomendable para artistas a los que no se les remunera.
Así que mi opción más asequible era ir en coche, pero ¿con quién? necesitaba compartir gasolina..  De modo que me metí en una de esas páginas donde compartes coche con desconocidos y te pagan por llevarles. ¿Sería seguro? Ni idea.. pero mi único modo de llegar. Porque aunque no lo haya comentado antes, el autobús está totalmente descartado. INSUFRIBLE.

De pronto, tengo más viajeros interesados que plazas libres en mi coche. Buena señal, al menos el viaje me iba a salir gratis.
Me paso 4 días  tragándome capítulos de Peppa Pig hasta volverme absolutamente loca, hablando y riendo como ellos (echar un vistazo a un capítulo y me entenderéis). No sólo eso.. sino que además, me descargo unos capítulos en mp3 para meterlos en el iphone e ir escuchando las voces en ratos muertos, por lo de imitar las voces claro.

Llega el gran día de ir a Madrid y siento que soy la tía más preparada del mundo yendo a hacer un casting de una familia de gorrinos. ¡Así da gusto!

Quedada en el centro y toca encuentro con 3 personas desconocidas con las que voy a compartir 6 horas de viaje y experiencias.
Increible sorpresa cuando me encuentro con 3 personas normales, amables e inteligentes. A mi lado viajaba Nico, un chico de Barcelona que trabaja aquí y allá siendo director. Director de cualquier proyecto audiovisual. El chico no sólo está metido en el mundo sino que me explica cosas interesantísimas sobre sus proyectos e incluso me ayuda con el nuevo corto que estamos preparando en Qumul.
Hablamos y hablamos durante toooodo el viaje, con él y con Ana y Javier, dos pasajeros más con temas de lo más distraídos.

Por fin llego a Madrid y me preparo para el casting del día siguiente. ¿Intrigados por saber cómo me fue la prueba?
Allá va:

Llego a una escuela de música donde estábamos citados de 10h a 12h para la inscripción al casting. Mis nervios y mi impaciencia me hacen estar en la puerta a las 9.45h, así que para no dar muchas pistas a los directores de casting, pierdo 15 minutos de mi vida dando vueltas de la basura de la esquina hasta el portal. Cuando son las 10h subo como si acabara de llegar en ese mismo instante.
Una mujer encantadora me dice que me siente y que rellene una hoja.
Mis datos los conozco, pero cuando llego a “número de aspirante” no sé qué poner.  Sale una chica de la habitación donde hacían la prueba y le pregunto por ese número. Ella me responde:
– El número que te dimos por email.
– vaya! yo no recibí ningún email.
– Oh! No me digas que no volviste a mirar el anuncio colgado?
– Pues no, normalmente con una vez me basta.
– Ya, es que resulta que al final el casting es cerrado.
– Perdona, ¿cómo dices?
– Pues que hicimos elección por cv, porque nos desbordaron con emails.
– Ya lo imaginé, para un proyecto así supuse que habría cientos de personas con casting abierto.
– Sí, así es.
– De todos modos, te vendría muy mal que lo hiciera? Es que más que nada.. vengo de Barcelona. He venido SOLO por el casting.
– Vaya! Claro, muchacha. Te aviso y pasas.
– Gracias! de verdad.

A los minutos entré, hice lo que supe y lo que no también y me largué a casa sabiendo que tenía tantas posibilidades de que me cogieran como de encontrarme a Angelina Jolie por las calles de Madrid.
Y… no, no me la encontré.
Me dirigía a coger el bus que me llevaba a casa cuando vi unas cámaras de Tve y me dije: “allá que voy!” Y me puse a hacer cola en “Doña Manolita” para comprar un número de lotería que me costaría 20 magníficos euros. Pero valió la pena. No me cogerían en el casting, pero salí en las noticias de las 15h. Y me quedé más contenta que nada.

3 días con la familia (a lo Mar Coll), frío de escándalo y una vuelta a Barcelona con 4 desconocidos más que me hicieron pasar las horas volando y “volando” gracias al porro de Marcos que no fumé pero que se me metió en los pulmones como cosa mala. Y no, no permitía fumar porros en el coche. Él dijo que se iba a hacer un cigarro, todos dijimos que no nos molestaba y cuando olimos el “tema” nos quedamos tan pillados, que nadie supo decir nada, jajaj! Aún me río cuando lo recuerdo..

Y ¿por qué escribir un blog como actriz? Porque después de 4 días de auténtica inmersión en el mundo de animación porcina, compartir coche con 7 posibles psicópatas, hacer el ridículo en el casting y meterme en una cola sin saber para qué era sólo porque estaba la tv, creo que eso se merece la gran pregunta: ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar, los actores, por lograr nuestro sueño?

Y en este blog no voy a contar sino las peripecias, diversiones y frustraciones que vive un actor en su búsqueda.

¡Hasta la próxima! OING OING!

 

peppa